Tlayacapan, “sobre la punta de la tierra”

Tlayacapan se incorporó al programa Pueblos Mágicos en el año 2011 por sus innumerables riquezas naturales y valores culturales e históricos. Su nombre significa “sobre la punta de la tierra” o “La nariz de la tierra” y se considera que los primeros pobladores eran Olmecas, siendo invadidos por los Xochimilcas que prosperaron rápidamente en el lugar. Se distingue por sus más de 20 capillas de barrio, todas con distintos estilos arquitectónicos.

Se encuentra ubicado en la zona conocida como los “Altos de Morelos”, a 116 KM de la Ciudad de México y 47 kilómetros de Cuernavaca. Está rodeado de una magnifica vista del Área Natural Protegida Corredor Biológico Chichinautzin, son esas montañas que ves al llegar al pueblo, con sus característicos vientos frescos.

El Pueblo Mágico es reconocido mundialmente por sus artesanías de barro, el corredor artesanal y la plaza del alfarero muestran el inigualable trabajo de hombres y mujeres cuyas piezas son únicas al elaborarse de una en una.

Además, aunque pocas personas lo saben, aquí hay una zona arqueológica en lo alto de la montaña, recorrido a caballo y una hermosa ruta en bicicleta a la que puedes acceder con alguno de los operadores turísticos de la región.

El brinco del Chinelo es la danza típica de este Pueblo Mágico, que se baila año con año al son de la banda de viento rodeada de vistosos chinelos, personajes que surgieron en esta región convirtiéndose en el símbolo de la identidad morelense. Por ello, a Tlayacapan se le conoce como la cuna del chinelo, cuya vestimenta se caracteriza por una túnica blanca y un sombrero en forma de cono.

Algunos de los platillos mas representativos de la gastronomía de Tlayacapan es el mole verde de pepita con tamales de ceniza y los frijoles gordos (ayocotes); entre sus mejores postres podemos degustar frutas de horno y soletas con nieve de distinto sabores, el café de olla acompañado de Tlaxcales, un pan prehispánico elaborado con maíz, canela y azúcar.

Una de las visitas obligadas de este Pueblo Mágico es el Ex Convento de San Juan Bautista fue construido entre los años 1554 y 1556 sin embargo, es posible que antes los agustinos levantar una casa de materiales perecederos, donde se albergaron por un tiempo, y una vez que hubo espacios habitables en el claustro, residieron de manera permanente en ellos.

El Ex convento de Tlayacapan permaneció dentro de la Orden de San Agustín hasta el siglo XVIII. Ya para el año de 1754 pasó al clero secular, y desde entonces a la fecha ha sido administrado por éste. Los espacios con los que contaban los edificios religiosos son: atrio, capillas posas, capilla abierta, templo claustro y huerta.

Dentro del Ex convento se encuentra el Museo del Sitio donde se pueden observar unas momias y otros objetos y obras de arte.

Si te da tiempo vale la pena darse una vuelta por La Cerería, un edificio del siglo XVI que al principio fue construido como casa-habitación; pero más tarde se convirtió en una fábrica de velas. Conforme fueron pasando los años tuvo varias modificaciones arquitectónicas, pero aún así conserva su estilo colonial; constituyéndose en uno de los espacios más representativos de la comunidad. ahí se alberga un Museo y el Centro Cultural de la región. Se encuentra colindando con la plaza principal, el tradicional sitio del tianguis, el convento de San Juan Bautista y la Presidencia Municipal.

Te Recomendamos