Roca Partida

Roca Partida

Al sur de Veracruz, en el pueblo Arroyo de Lisa, se encuentra un lugar que ofrece a todos los visitantes una vista impresionante así como paisajes que quitan el aliento. Roca Partida es un paraíso virgen que te permite conocer las maravillas de la naturaleza en su punto más auténtico. Sin embargo, para llegar a este lugar de ensueño se tiene que pasar un difícil recorrido que aunque cuenta con muchos obstáculos y un gran esfuerzo, el final vale muchísimo la pena.

El inicio del viaje es sobre un bote que aguarda tranquilamente en una playa de Veracruz, la cual es característica gracias a sus tranquilas aguas propicias para nadar, así como para bucear y observar de cerca a las miles de especies que habitan en el mar, entre las que destacan tortugas, barracudas y ciertas especies de tiburón. Además, puedes realizar ciclismo de montaña, rafting, navegación en kayak, cabalgata y muchos otros más.

Roca Partida1

Después de varios minutos de caminos, por fin llegas a la famosa Roca Partida, la cual es una cueva que supuestamente fue un escondite de piratas en el siglo XVII. La cueva es tan majestuosa que es el escenario perfecto para practicar rappel desde la cima hasta llegar a las inquietas aguas del mar del Golfo de México. El descenso parece fácil los primeros metros, pero ya que quedan 30 metros, la pared se acaba y debes continuar bajando con tus propias fuerzas.

Una vez terminado, regresas en la lancha y te diriges a las playas en donde te espera un delicioso manjar de mariscos y platillos típicos de la región. Hay muchas empresas que ofrecen tours a este paradisiaco lugar, así que nosotros te recomendamos Veracruz Adventures gracias a su disponibilidad y facilidad para que disfrutes de una experiencia mágica.

Teléfono: (229) 2 13 75 28 y (229) 2 13 75 30
Correo: veradventures@ver.megared.net.mx
Web:www.veracruzadventures.com

 

Te Recomendamos

Una velada simplemente inolvidable

La magnificencia de la naturaleza se hace presente, se impone. Aquí no existe más que belleza pura, mientras que el viento acaricia los rostros y ...