Inauguran cuatro magnas exposiciones en el MMAPO y el Centro Cultural Jardín Borda

El sábado 11 de julio un grupo conformado por Cristina Faesler, titular de la Secretaría de Cultura, José Valtierra, director de Museos y Exposiciones, Brenda Valderrama, titular de la Secretaría de Innovación, Ciencia y Tecnología, Yadeya Colín Castañeda en representación de la Secretaría de Educación, José Trawitz en representación de la Secretaría de Turismo y el secretario de Gobierno Matías Quiroz Medina en representación del gobernador Graco Ramírez, encabezó un recorrido que dio inicio en el Museo Morelense de Arte Popular (MMAPO) y culminó en el Centro Cultural Jardín Borda, que tuvo la finalidad de llevar a cabo la inauguración de cuatro magnas exposiciones montadas en dichos recintos del Centro Histórico de Cuernavaca.

El recorrido dio inicio a las 12:00 horas, cuando el grupo antes mencionado, acompañado por las licenciadas Gloria Brito y Patricia Aguilar, representantes del Instituto Tecnológico de Monterrey Campus Cuernavaca, realizaron la ceremonia protocolaria de inauguración de la muestra de cerámica morelense “De Tierra, Fuego, Agua y Viento” en la Sala de Exposiciones Temporales del MMAPO. Esta exposición, que se mantendrá en el museo hasta el próximo 12 de septiembre, se encuentran reunidas las piezas de ceramistas de la colonia Tres de Mayo que participaron en el Proyecto Estratégico para el Desarrollo del Sector Ceramista en el Estado de Morelos, además de la obra de cuatro talentosos artistas contemporáneos. Al término de la ceremonia, el contingente de visitantes, acompañado por la Comparsa Femenina de Chinelos de la Tres de Mayo y una banda tradicional, subió bailando por la calle Hidalgo en dirección al Centro Cultural Jardín Borda.

Una vez dentro del Borda, Cristina Faesler, ahora en compañía del maestro Eduardo del Rio “Rius”, Susana Ríos Szalay secretaria ejecutiva de Desarrollo Cultural Infantil del programa Alas y Raíces del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA), Henoc de Santiago, director del Museo del Estanquillo, Beatriz Monsiváis en representación de la Asociación Cultural El Estanquillo A.C. y Saúl Juárez, secretario ejecutivo del CONACULTA, presidió la ceremonia inaugural de las tres exposiciones correspondientes a ese espacio: “Rius para principiantes”, “Piedra, papel o tijera” y “Bitácora de los árboles juntos”.

Luego de agradecer el arduo trabajo realizado por las autoridades que, en conjunto, consiguieron sacar adelante el montaje de las cuatro exposiciones, José Valtierra, de pie junto al maestro Rius, observó: “Todos los que estamos aquí hemos leído o hemos tenido contacto con el trabajo del maestro Rius, y siendo él un residente de Morelos, este se trata de un homenaje que el Gobierno del Estado estaba muy consciente de que se tenía que hacer, ahora celebrando, además, sus ochenta y un años de vida”.

“Piedra, papel o tijera” es una muestra de arte contemporáneo cuyo concepto unificador es el juego y el juguete mexicano. En las obras colocadas al interior de la galería, los artistas juegan a las representaciones nuevas para tratar de hablar del mundo con un nuevo lenguaje; los objetos se disfrazan para generar realidades novedosas, y lo divertido de jugar se manifiesta en la ironía con la que los artistas, al mismo tiempo, se hacen conscientes del presente y se regodean en sus objetos de juego.

“Bitácora de los árboles juntos” del artista morelense Gabriel Garcilazo, montada en el Espacio de Experimentación Borda, es una intervención reflexiva en torno a la vegetación que habita el histórico jardín, un diálogo entre la historia, la fauna y la flora de un espacio que ha soportado con gran dignidad el paso del tiempo.

Por su parte, antes de abrir el acceso a las salas de exposición temporal del Centro Cultural Jardín Borda, en donde la comitiva se paseó para admirar los trabajos expuestos en su interior, Cristina Faesler dedicó palabras alusivas al invaluable trabajo de sesenta años de Rius: “No hay signo más claro de la inteligencia que el sentido del humor. La realidad está llena de ironía y quien puede reconocer eso es capaz de reírse de ella. Además hay una ética en el humor logrado, pues un chiste deshonesta nunca es gracioso: una caricatura es graciosa sólo cuando dice la verdad. Y qué bueno que así sea, pues la rebeldía frente a lo consagrado, frente a los prejuicios, frente al dinero, frente al poder, se vuelve algo gozoso cuando se asume con irreverencia, como lo han hecho desde tiempos de posada los maravillosos moneros mexicanos. Por ello es un verdadero honor para esta Secretaría, maestro, tenerlo aquí, uno de los mayores referentes de la rebeldía y el humor gráfico de nuestro país. Pocos intelectuales han podido hacer del aprendizaje un acto tan placentero para sus lectores como lo ha hecho Rius, quizá por eso su capacidad para conectar los grandes temas de la cultura universal, no sólo con la experiencia de los lectores, sino también con sus intereses vitales. Todos, empezando por quienes trabajamos para la cultura pública, tenemos mucho que aprender de este exitosísimo trabajo de divulgación cultural. Su obra ha modificado y ensanchado la conciencia del público.”

Esta muestra museográfica, traída desde el Museo del Estanquillo, con curaduría a cargo del monero Rafael Barajas “El Fisgón”, se compone de más de 200 obras (entre dibujos, fotografías, documentos e historietas completas) producidas por Rius a lo largo de seis décadas de trabajo continuo, que hacen patente la contribución del autor al pensamiento crítico a través de la divulgación de temas de historia, política, filosofía y ciencia, asimismo destacando las aportaciones de Eduardo del Río a la caricatura política.

Te Recomendamos

Manhattan, Nueva York

Tiene un ambiente que en muy pocas ciudades se vive. Es el punto de reunión de más de un millón de personas que le dan ...