Aventura Jeepera en Morelos

0

Apenas llegamos se formó un círculo debajo del árbol más frondoso para resguardarnos del sol y de inmediato comenzó el cotorreo, el buen humor y las risas. La ligereza y la despreocupación son las características primordiales que hay que aprender si lo que se quiere es convertirse en un buen jeepero, por lo que inmediatamente logramos sentirnos parte del club.

qqqqqqqqqqq

Tan pronto arribaron el resto de los integrantes, empezaron a preparar los autos, calentar motores, subir a todo volumen la música y montarse en sus Jeeps para darnos una pequeña demostración de lo que pueden hacer con lo que ellos llaman sus “juguetitos”.

“Un Jeep es para explorar terrenos sinuosos y extremos, no para llevarlo al super, o al mall, sino para atravesar por veredas y caminos derribando cualquier obstáculo. Quien tiene un Jeep de adorno, no es un verdadero Jeepero”, aseguró Igor Trejo, líder del Club de Jeeps Los Guayabos.

Naturalmente, cada auto va adquiriendo la personalidad de su dueño, con calcomanías, estampas, frases y los elementos más extravagantes, además de los estrictamente necesarios para adentrarse campo traviesa y vivir una experiencia al límite.

El valor de un Jeepero

Entre las modificaciones en la suspensión, las llantas, los forros, el equipo de sonido, bloqueos (que le dan más tracción a las llantas para salir de los atasques), pasos (que permiten un mayor diámetro de la llanta y mayor fuerza y velocidad) y faros, el costo de un Jeep puede alcanzar hasta un millón de pesos. Así es que ser un Jeepero requiere, además de una actitud relajada y súper positiva, de posibilidades financieras.

El vehículo de Andrés Flores, por ejemplo, un Jeep T.J. 97 de uso que compró en 150 mil pesos, supera ahora los 180 mil pesos con los aditamentos que le ha agregado.

Además de las llantas y las funciones mecánicas quehay que modificarle para convertirlo en un cuatro por cuatro de alta resistencia, a un Jeep es necesario añadirle elementos como el winch y la slinga (cuerdas de acero instaladas en la defensa) para arrastrar el vehículo en caso de que quede atorado en alguna parte del camino.

qq

Una pequeña muestra

mmii

Cuando menos lo imaginamos Igor ya estaba en la pista de Motocross, listo para mostrarnos lo que puede hacer su propio juguetito (una Comanche roja). Entró sin pensarlo a hoyos de más de dos metros de profundidad.

Con un fuerte acelerón, pero también con habilidad en el control del volante y las velocidades, salió sin problema de lo que bien podría asemejarse a un cráter lunar.

El resto de los integrantes lo siguió y uno a uno se lanzaron. Me monté a la Y.J. 92 de Obed, quien en el tablero cuenta con un medidor para conocer el grado de inclinación que alcanza su auto. Con el alma en un hilo -por la sensación de que el Jeep podría voltearse- vi que el indicador marcaba los 45 grados. Y con esto la diversión apenas comenzaba…

El de Obed es uno de los Jeeps más equipados, pues cuenta además con un ángulo de ataque muy elevado entre la defensa y las llantas, lo que le permite atravesar prácticamente cualquier tipo de terreno.

En fila, siempre cuidando unos de otros, nos dirigimos a la laguna El Rodeo de Miacatlán para derraparnos en el lodo que se forma en sus orillas, dando piruetas y quedando salpicados por todos lados. “Quien no termina con la ropa y la cara sucias tampoco es un buen Jeepero”, me dijo Obed.

El buen humor, signo del Jeepero

La característica principal de un buen Jeepero es el buen humor, fluir con la vida tal cual como se va presentando: buena disposición y una actitud positiva, en donde lo único importante es divertirse, por adversas que parezcan las circunstancias.

Además de la actitud Jeepera se necesita usar gorro, lentes y pantalones cargo, y disfrutar de tomarse una cerveza(o varias) en algún momento de la jornada, para contrarrestar el intenso calor y el sudor de la batalla por atravesar piedras de río o volcánicas, bosques y campos todo terreno.

Los más veteranos

Los Jeeperos con mayor experiencia son los que saben qué hacer y cómo hacerlo cuando se presentan situaciones complicadas. Ellos se toman las cosas con mucha calma y diversión.

“A veces a los novatos los dejamos salir de sus problemas como puedan, pues algunos se creen muy valientes o aventados y no quieren escuchar nuestros consejos e indicaciones”, exclamó Héctor Ramírez.

Al agua patos

Incluso extenuados por el calor y el hambre decidimos continuar la aventura y explorar nuevos senderos a través del río. Cuál no sería nuestra sorpresa, cuando al intentar cruzar, la Cherokee de Arturo Mercadillo (nuevo integrante del club) casi se hunde al intentar pasar. Entré en pánico, mientras el resto del grupo se burlaba a carcajadas cuando yo gritaba “¡nos estamos inundando!”.

Pronto, los demás compañeros pusieron manos a la obra y fuimos arrastrados a la orilla. El riesgo era que el agua entrará al motor y este ya no arrancará. Para nuestra suerte, el auto encendió después de algunos pequeños ajustes.

En Cuernavaca existen varios clubes, pero algunos se reúnen con mayor frecuencia. Unirse -como la misma palabra lo dice- a uno de estos grupos es sinónimo de convivencia, diversión, solidaridad y mucho aprendizaje.

La aventura terminó con una fogata a la luz de la luna. En medio de la naturaleza, nos recostamos y relajamos sobre petates mientras compartíamos un asado. Ahí, alrededor del fuego, nos mostramos los momentos extremos y divertidos capturados por nuestras cámaras.

De pronto llegó la madre de nuestro anfitrión, Igor -quien gustoso asaba la carne y calentaba las tortillas para todos-, se sentó a su lado y comenzó a relatarnos anécdotas de la intrépida personalidad de su hijo desde que era un niño. “Lo mandaba a la escuela peinado con limón para que no se le deshiciera el copete, pero él de todas formas regresaba con la ropa sucia. Siempre estaba cazando tarántulas, serpientes, alacranes y bichos”.

Así es Igor, arriesgado, osado y valeroso, pero sobre todo de actitud noble y buen amigo. Lo suyo es el contacto con la naturaleza y a todos trata siempre con entusiasmo, haciéndonos sentir como invitados especiales.

Con la compañía de los Jeeperos de corazón, terminan un día y una noche para vivir aventuras extremas y sobre todo, para hacer nuevos amigos, y estar en contacto con la naturaleza morelense.

El Jeep

1940 El Ejército de los Estados Unidos pidió a los fabricantes de vehículos que presentaran propuestas para un transporte pequeño, con tracción en las cuatro ruedas, que pudiera servir para diferentes tareas y misiones.

1945 En la Segunda Guerra Mundial, el jeep fue un vehículo fue un vehículo utilitario con sobresalientes capacidades de desempeño, estabilidad, autonomía, confiabilidad y mantenimiento, al que se le denominó G.P.

120 km/hr es su máximo límite de velocidad; los Jeeps son vehículos lentos y no están diseñados para correr.

EL RALLY

Además de las exploraciones dominicales, también se realizan competencias formales donde se ponen a prueba las habilidades de los Jeeperos y sus máquinas. En junio, habrá en Taxco, Guerrero, un Rally 5x5x5: cinco equipos, cinco Jeeps y cinco rutas extremas.

MEDIDAS DE SEGURIDAD

– Revisar los niveles de aceite y agua.

– Medir el aire de las llantas.

– Viajar siempre con cinturón de seguridad.

– El piloto debe sujetar el volante con los dedos pulgares hacia arriba (de esta forma, un movimiento brusco no implicará dedos fracturados).

– El copiloto debe “spotear” al piloto; es decir, advertirle sobre las condiciones del camino e indicarle hacia dónde debe perfilarse para avanzar o retroceder.

– Llevar un kit de herramientas: grilletes, llaves españolas, desarmadores (plano y de cruz), pinzas de presión y mecánicas, disipador de agua y guantes.

LO QUE DEBES LLEVAR
– Gorra
– Lentes de sol
– Bloqueador
– Repelente
– Tenis “todo terreno”
– Pantalones de mezclilla o camuflaje
– Playera de manga larga
– Hielera
– Agua
– Lunch

CONVIÉRTETE EN UN JEEPERO
Dirección: Av. Palmas 10, Fracc. Huertos, Miacatlán, Morelos
Teléfono: (044 777) 191 96 94
Facebook: Guayabos cuatroxcuatro

Fotos: José Armando Alemán

 

Loading Facebook Comments ...

No comments

Te Recomendamos

La flauta mágica

Ópera de Wolfgang Amadeus Mozart Música Proyección especial por el festejo de los 10 años del programa Met Live en HD. Boletos disponibles en taquilla, para ...